Compraventa de monedas romanas

LOS DOCE CESARES: CLAUDIO

Emperador Claudio

En esta ocasión vamos  a seguir con la historia de los 12 Césares de Roma, trataremos el quinto capítulo con el Emperador Claudio como protagonista.

Tal y como venimos avisando en todos los artículos de esta serie, si no has leído los capítulos anteriores puedes hacerlo a continuación, seguro que viene bien para refrescar la memoria y situarse en los antecedentes históricos:

Dicho todo esto vamos a entrar de lleno en la vida de Claudio, cuarto Emperador Romano.

Emperador de Roma Claudio

 

Historia

Tiberio Claudio Druso Nerón Germánico, conocido tras su coronación como Claudio César Augusto Germánico,  fue el cuarto Emperador romano. Vivió entre los años 10 a.c. y 54 d.c.

Perteneció a la ya nombrada  dinastía de Julio-Claudia, formado por los miembros de la familia y herederos directos de Augusto, el fundador del Imperio.

Su padre era Nero Claudius Drusus, hermano menor de Tiberio.

En el 9 a.c. cuando Claudio apenas tenía un año, Drusus murió repentinamente, tal vez como resultado de una herida; entonces Antonia, su madre, que no volvió a casarse, hizo cargo de la educación de sus hijos. Desde su infancia, Claudius presentó problemas psicomotrices y un perceptible tartamudeo, descrito por el historiador Suetonio, que lo hizo parecer como un idiota. Por esta razón, desde muy pronto, Claudio sufrió el rechazo de su familia.

Sin embargo, cuando llegó la adolescencia, sus problemas psicomotrices parecían remitir,  su familia entendió que el pequeño Claudio tenía interés por los estudios. En el año 7d.c., Tito Livio y Sulpicius Flavio fueron nombrados a maestros del muchacho.

Por todo esto, Claudio, que también era historiador, en un principio se mantenía recluido escribiendo, alejado de los actos públicos de la corte. Esto tampoco le dejó exento de problemas, ya que escribió una obra acerca de las Guerras Civiles demasiado crítica con Augusto (parece ser que Claudio era Republicano) lo que provocó que Claudio fuera apartado de la escena política.

A pesar de todo, fue proclamado por Augusto como comisionado de los caballeros de Roma (los équites).

A la muerte de Augusto en el año 14 d.c., Claudio tenía veintitrés años y le pidió a su tío Tiberio, nuevo emperador,  ayuda para comenzar su carrera política. Tiberio le concedió solamente el derecho a utilizar ornamentos consulares, pero rechazó una y otra vez sus solicitudes para ocupar un puesto. Entonces, a Claudio no le quedó más remedio que retirarse a la vida privada y dedicarse a sus libros de historia. Aquí la diferencia con el resto de los miembros de la familia imperial, él nunca llegó a ocupar un puesto político o militar antes de ser emperador.

 

Acceso al trono

Después de cuatro años de “reinado del terror”, el Emperador Calígula fue asesinado en el 41, como resultado de una conspiración encabezada por Macriani, Cassius Querea y unos cuantos senadores. Una vez que difundieron la noticia de la muerte de Calígula, un grupo de pretorianos encontraron a Claudio escondido en una esquina del Palacio tras unas cortinas, en ese mismo momento fue designado emperador por uno de ellos.

Tal vez la proclamación de Claudio se debiese a un plan preconcebido, lo que queda claro en la historia es que este no estuvo implicado en la trama.
El 24 de Agosto de ese mismo año Claudio fue finalmente entronizado, el Senado le instó a que renunciase a su título de “Imperator“, proposición que el susodicho no dudó ni un instante en aceptar, seguramente por su condición Republicana. Aun así conservó el título de Augusto y fue llamado César.
El hecho de haber sido proclamado Emperador por la guardia Pretoriana y no por el Senado, no le otorgó precisamente una buena reputación, el mismo Séneca habla de ello en sus obras, aun así el nuevo César demostró su gratitud a la guardia Pretoriana durante todo su mandato, incluso llegó a ordenar la acuñación de unas monedas en honor a los pretorianos de Roma.

 

Expansión de imperio

Bajo el mandato de Claudio, el Imperio experimentó su primera expansión tras el reinado de Augusto, llevando a cabo la anexión de las provincias de Tracia, Noricum, Panfilia, Mauritania, Lycia y Judea. Sin embargo, la gran conquista de Claudio fue Britania. En el año43, Claudio envió Aulus Plautius con cuatro legiones a Britania, esta era un objetivo de conquista por su riqueza en las minas y esclavos y por el hecho de que era un refugio seguro para los rebeldes en el norte de la Galia.

Después de las primeras acciones, Claudio viajó en persona a Britania, el estado le concedió el triunfo por su victoria, con los honores reservados para los miembros de la familia imperial.

Claudio concedió un inusual indulto a Caractac, líder britano, seguramente buscando congratularse con los opositores locales a la presencia de Roma en esas tierras.

 

Claudio en  las cuestiones legislativas, judiciales y el Senado

En este apartado, es precisamente en el que más destacaba él como hombre culto que era.

Por ejemplo, Claudio juzgaba personalmente muchos casos en los tribunales, algo que tampoco le hizo ganarse el favor de los historiadores, alegando sobre su personalidad influenciable.

Lo que es innegable es que preocupaba por el funcionamiento de todo el sistema, llegando a tomar medidas para acelerar la maquinaria judicial y modificó la edad mínima de los jurados a veinticinco años, con el fin de asegurar su madurez y experiencia.

En uno de los conflictos en los que tuvo que interceder, en mandatario reconoció los derechos de los judíos en todas partes del Imperio.

Uno de los más famosos edictos de Claudio, se refería a los esclavos enfermos; normalmente se les llevaba al Templo de Asclepio, Claudio dictaminó que si luego sobrevivían después de ser abandonados en el Templo se les tendría que conceder la libertad.

La idea de Claudio respecto al Senado siempre fue la de reformarlo el para que fuese más eficiente y representativo.

Eliminó los cargos de muchos senadores y caballeros que no cumplían los requisitos necesarios para su función, pero, en una muestra de respeto y honor, les dio la posibilidad dimitir antes.

Al mismo tiempo, permitió el puesto provincial en el Senado y siguiendo el precedente de Lucius Junius Brutus y Julius Caesar, aumentó el número de Patricios añadiendo nuevas familias al grupo de linajes nobles.

Sin embargo, muchos senadores siguieron siendo hostiles ante el mandato de Claudio y conspiraron para asesinarlo. Las consecuencias de estas conspiraciones fueron una treintena de senadores condenados a muerte y unos 300 caballeros.

 

Muerte y divinización 

La tradición cuenta que Claudio fue envenenado, probablemente mediante setas tóxicas, murió en Oct. del año 54 d.c..

El asesinato fue una conspiración creada por Agripina (su útltima esposa y madre de Nerón): como Británico (hijo de Claudio y  Valeria) se acercaba a su mayoría de edad, ya no era necesario mantener a Nerón como heredero de la corona en el caso de que Claudio falleciese (previamente le había convencido de nombrar a su hijo como heredero en vez de a Británico, su primogénito),  por lo tanto, el emperador comenzó a considerar la posibilidad de divorciarse; entonces, Agripina decidió actuar para conseguir el trono para el Nerón.

Poco después de su muerte, el Senado diviniza a Claudio, probablemente a instancias de la misma Agripina, una prueba, entonces, que Claudio no era un emperador odiado, puesto que, de lo contrario,contrario, la solicitud hubiera tenido un resultado negativo. Más tarde, Nerón levantó la divinidad de Claudio, pero esta le fue restablecida por el emperador Vespasiano.

Este último había servido como General en la campaña de Birmania en la época de Claudio.

A su muerte, los planes de Agripina se cumplieron a la perfección y el heredero hasta entonces fue nombrado Emperador. Nerón  fue discípulo de Séneca, quien le aconsejaba y escribía los discursos en la sombra, pero sobre esto trataremos en el próximo artículo.

 

Acuñación de monedas en este periodo

Como hombre erudito y buen administrador tenía cierta devoción por la numismática.

El nombre oficial que utilizó normalmente en las monedas acuñadas en su época fue “Ti(bierius) Claud(ius) Caes(ar) Aug(ustus)” añadiendo en los títulos el título de “P(ontifex) M(aximus)“.

Aunque Calígula había trasladado la Ceca oficial de Lyon a Roma, es posible que se siguieran produciendo allí ciertas emisiones de áureos y denarios, debido a su política militar de expansión hacia el Oeste.

El tipo de moneda acuñada por Claudio abandona en cierta manera el personalismo que acompañaba a su predecesor para centrarse en mayor medida en las realidades de su reino y otorgarse cierta propaganda dinástica y áulica.

En varias acuñaciones muestra su relación con los pretorianos como agradecimiento a su acceso al trono, con las siguientes designaciones:

Imp(erator) recept(us)

Praetori(anus)

Entre las acuñaciones imperiales de Claudio podemos encontrar; Aureos, Denarios, Ases, Cuadrantes, Dupondios, estercios, y entre las provinciales se acuñaron Tetradracmas, Nummis, Prutah y un cierto tipo de monedas autónomas.

Para saber más sobre la acuñación de monedas de Claudio podéis visitar el siguiente enlace.

 

Para finalizar, como siempre, os recordamos que podéis comentar cualquier cosa y así ayudarnos a enriquecer este artículo y la serie de “Los 12 Césares de Roma” en general. Esperemos que os esté gustando y podamos aprender más entre todos sobre este apasionante tema.

Por supuesto, si tenéis cualquier consulta personal, sobre una moneda en concreto o una colección, estaremos encantados de recibiros en la tienda numismática de Madrid, en la Calle Mayor 25.

Si estáis siguiendo la serie, os recomendamos no perdernos de vista, a principios de la semana que viene publicaremos el siguiente artículo, versará sobre el siguiente Emperador, Nerón Claudio. Además si estas empezando en el mundo de la numismática, tenemos un par de sorpresas que creemos te van a gustar, así que ¡no te despistes! 😉

¡Muchas gracias por llegar hasta el final y que paséis buena semana!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.